¿Cómo reducir la exposición al COVID en tu edificio?

Sala reuniones COVID

A medida que la economía se comienza a reabrir y regresamos a nuestros espacios de trabajo en los edificios.

Nos preguntamos ¿Cómo reducir la exposición potencial al COVID en los edificios para estar más seguros? 

Se sabe que las posibles vías de infección son por inhalación o contacto con gotas, otra vía de infección que se está discutiendo es la exposición a través de microgotas o aerosoles.

Hasta que se tenga evidencia o se comprenda mejor la transmisión de aerosoles, la humedad y ventilación deben ser parte de la estrategia general para limitar el riesgo de infecciones en el interior de los edificios.

MANTENER A RALLA LA HUMEDAD DEL AMBIENTE

Tener la humedad controlada entre el 40-60% previene la deshidratación de los sistemas nasales, lo que mejora la inmunidad a las infecciones respiratorias. 

También puede retrasar la deshidratación de las gotas permitiendo el asentamiento antes de que ocurra la aerosolización.

Las gotas se encuentran sobre el rango de 10 micrómetros (μm) y se asientan en 10 minutos. Los aerosoles pueden permanecer en el aire de horas a días, sin embargo, tienen una concentración más baja del virus infeccioso.

Para saber el porcentaje de humedad, debes disponer de un medidor de humedad, existen medidores de humedad muy económicos.

Podemos mantener la humedad con un humidificador para elevar la humedad o con un deshumidificador para reducir la humedad, existen de muchos tipos en el mercado.

VENTILACIÓN

La ventilación es importante para dispersar o eliminar el volumen viral en el interior del edificio.

Existen varias formas o sistemas para ventilar;

Ventilación natural

Si no dispones de sistema de ventilación mecánica, lo ideal es abrir las ventanas la mayor parte del día, para que, entre suficiente volumen de aire del exterior, de forma que disperse el volumen viral del interior.

Ventilación mecánica

Si por el contrario dispones de ventilación mecánica, es decir, un ventilador que extrae aire al exterior y otro que aporta aire del exterior, la recomendación es dejarlos abiertos todo el día a ser posible.

Ahora me dirás que la factura eléctrica va a ser muy elevada, y estoy de acuerdo, sin embargo, tienes que valorar que es más importante, prevenir la contaminación y proteger la salud de los ocupantes o garantizar el confort térmico en estos.

Para reducir el consumo eléctrico de tener los dos ventiladores abiertos todo el día, se podría disponer de un temporizador para que se encienda una hora antes de la entrada de personal y se apague unas horas después.

Ventilación mecánica con recuperación de calor

Si dispones de ventilación mecánica con recuperador, genial, porque además de poder ventilar todo el día de forma controlada, no perderás recursos en energía, por lo que casi no se notará en la factura eléctrica.

Solamente es necesaria una pequeña modificación en la programación del ventilador para que funcione a ser posible todo el día y deje de estar controlado por la sonda de calidad del aire, o al menos, una hora antes de que entren y unas horas después de que salgan los usuarios del edificio.

Sistemas HVAC o UTA

Si dispones del sistema HVAC se recomienda no recircular el aire, abrir la compuerta para que ventile todo el día y deje de estar controlado por la sonda de calidad del aire si es el caso.

¿Qué te ha parecido este contenido?
5/5
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Suscríbete a la comunidad de las instalaciones que te cuidan

.

Recibirás novedades, ideas y estratégias  GRATIS mensualmente. Tu privacidad es muy importante. Nada de Spam. 

Posts más recientes

solar power, solar panels, photovoltaics

Energías renovables

Una forma de abaratar las facturas de los consumos energéticos, es disponer de una fuente propia de energía y aquí es donde entran las energías renovables, se dice que son renovables porque son de acceso gratuito e inagotable, y por lo tanto beneficiosas para el medio ambiente.

Envía tu comentario

.
Scroll to Top