BLOG

Lee las entradas que hemos ido compartiendo, para estar informado de todo.

TISE-HABITAT INSANO

Nuestra casa o espacio de trabajo en donde pasamos aproximadamente el 80% de nuestro tiempo, se puede considerar nuestra tercera piel y es por eso que se debe prestar especial atención a los elementos que la componen.

HABITAT INSANO

A partir de la información de que se dispone en la actualidad, existen pocas dudas respecto al hecho de que los ocupantes de ciertos edificios presentan, una mayor incidencia de enfermedades que la que sería lógico esperar.

Aunque los síntomas son en general leves, causan molestias a un número elevado de personas empleadas en estos edificios y, en determinadas circunstancias, pueden influir apreciablemente en los índices de absentismo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define un edificio enfermo, cuando sus ocupantes presentan quejas referentes a su salud en una proporción mayor a la que sería razonable esperar (>20%) y las causas son difíciles de identificar dado que en muchos casos tienen un origen multifactorial.

Síndrome del edificio enfermo (SEE) es el nombre que se da al conjunto de síntomas diversos que presentan, predominantemente, los individuos en estos edificios y que no van en general acompañados de ninguna lesión orgánica o signo físico, diagnosticándose, a menudo, por exclusión.

Estos edificios tienen, según Ia OMS, una serie de características comunes:

  • Con frecuencia son de construcción ligera y poco costosa.
  • Las superficies interiores están en gran parte recubiertas con material textil, incluyendo paredes, suelos y otros elementos de diseño interior, lo cual favorece una elevada relación entre superficie interior y volumen.
  • Practican el ahorro energético y se mantienen relativamente calientes con un ambiente térmico homogéneo.
  • Se caracterizan por ser edificios herméticos en los que, por ejemplo, las ventanas no pueden abrirse.
  • Mala ventilación.
  • Tecnificados
  • Con instalaciones con nula o mala conexión a tierra.

 

SÍNTOMAS

La sintomatología a observar para poder diagnosticar un edificio enfermo es muy variada, pudiendo llegar a ser compleja, ya que suele ser el resultado de la combinación de distintos efectos.

Los síntomas más significativos incluyen:

  • Irritaciones de ojos, nariz y garganta.
  • Sensación de sequedad en membranas mucosas y piel.
  • Ronquera.
  • Respiración dificultosa.
  • Eritemas (Erupciones cutáneas).
  • Comezón.
  • Hipersensibilidades inespecíficas.
  • Náuseas, mareos y vértigos.
  • Dolor de cabeza.
  • Fatiga mental.
  • Elevada incidencia de infecciones respiratorias y resfriados.

En ciertos edificios pueden, además, estar potenciadas algunas enfermedades comunes del individuo, tales como sinusitis y algunos tipos de eczemas.

Es habitual que en estos edificios, los síntomas sean más frecuentes por la tarde que por la mañana.

 

DIAGNOSTICO

El diagnóstico para reconocer un hábitat insano, se basa en determinar los posibles factores de riesgo para la salud de las personas asociados al edificio.

1.Contaminantes ambientales

El número de posibles contaminantes es enorme ya que pueden tener orígenes muy diversos.

Los propios ocupantes del edificio pueden ser una de las fuentes más importantes ya que el ser humano produce de forma natural dióxido de carbono (CO2), vapor de agua, partículas y aerosoles biológicos.

Los materiales de construcción y decoración del edificio así como los muebles y demás elementos pueden también ser la causa de la presencia en el aire de compuestos tales como formaldehído, vapores orgánicos, polvos y fibras (asbestos, vidrio, textiles), las pinturas.

Por otra parte los materiales usados para el Trabajo o higiene. Ese es el caso de los productos utilizados como correctores, del ozono desprendido por las fotocopiadoras, los biocidas, los productos de limpieza, los desodorantes, etc.

Existen también casos en que estos contaminantes proceden del exterior del edificio como pueden ser los humos de escape de automóviles, el dióxido de azufre o el radón.

El polvo presente en un aire interior está formado por partículas tanto orgánicas como inorgánicas, muchas de las cuales pueden clasificarse como fibras. El polvo total dependerá de la ventilación, la limpieza, la actividad en la zona y el grado de presencia de humo de tabaco.

Los contaminantes biológicos pueden ser responsables de enfermedades infecciosas y también de alergias. Hay que considerar los posibles efectos de bacterias, virus, hongos, ácaros, etc. Son, por el momento, muy pocos los límites ambientales existentes para estos contaminantes.

No hay que olvidar que en el caso de los productos químicos, sus mezclas pueden tener sobre el ser humano efectos aditivos, sinérgicos o antagónicos y que el conocimiento de estas interacciones es aún muy limitado.

No se conocen los efectos de ciertas sustancias sobre el organismo de recién creación, cuando la exposición es a muy bajas concentraciones y durante largos periodos de tiempo.

2.Olores

Algunos gases y vapores ocasionan disconfort sensorial debido a olores e irritaciones que pueden producir ansiedad y estrés, especialmente cuando sus fuentes no están identificadas.

3.Iones

Algunos autores defienden la hipótesis de que la ausencia de iones negativos en un ambiente cerrado puede ser el origen de un SEE.

No existe sin embargo evidencia de que la utilización de generadores de iones tenga beneficios totamente demostrables.

4.Iluminación

Un nivel de iluminación bajo, un contraste insuficiente, los brillos excesivos y los destellos pueden ser causa de estrés visual generador de irritación de ojos y dolores de cabeza.

El uso prolongado de pantallas de visualización de datos (PVD) requiere una iluminación particularmente bien diseñada.

Según las diferentes tareas visuales puede recomendarse para trabajos de oficina 500-1000 lux y para trabajos con PVD 150-300 lux en pantalla y 500 lux en teclado y documentos. Se puede medir con aplicaciones del móvil, es una medición aproximada pero nos puede ayudar a tener una referencia.

Más información

  1. Ruido

Conviene mantener unos niveles de presión sonora en los límites de 30 a 70 dB(A) según las horas del día, recomendados como confortables ya que valores superiores pueden producir fatiga.

Sin embargo la naturaleza del ruido es un factor importante. Así los infrasonidos, los ruidos de baja frecuencia y los tonos puros pueden causar irritabilidad y molestias.

  1. Vibraciones

Las vibraciones producidas en las cercanías de un edificio o debidas a máquinas instaladas en el mismo también pueden afectar.

  1. Ambiente térmico 

Se han desarrollado varios estándar sobre este tema. Los valores recomendados son:

  • Temperatura operativa del aire: 22 ºC ±2 ºC para invierno y 24,5 ºC ±1,5 ºC para verano.
  • Diferencia vertical de temperatura del aire entre 1, 1 m y 0,1 metros (cabeza y tobillo) inferior a 3 ºC.
  • Temperatura de superficie de suelo entre 19 y 26 ºC
  • Velocidad media del aire inferior a 0,15 m/seg en invierno y 0,25 m/seg en verano.
  • Asimetría de temperatura radiante debida a planos verticales (ventanas, etc.) inferior a 10 ºC.
  • Asimetría de temperatura radiante debida a planos horizontales (techos, etc) inferior a 5 ºC.

Más información

  1. Humedad relativa

Los procesos de humidificación causan serios problemas y han de ser vigilados cuidadosamente. Se recomienda entre el 40 y el 60%. Niveles muy altos de humedad, por ejemplo >70%, favorecen el incremento de hongos y otros contaminantes microbiológicos mientras que niveles inferiores al 30% ocasionan sequedad en las membranas mucosas.

  1. Ventilación 

Una ventilación insuficiente es una de las causas más frecuentes de SEE debido a la acumulación de contaminantes generados por el propio edificio.

Hay que cuidar el mantenimiento y limpieza de los equipos de ventilación y evitar recirculaciones de aire que puedan introducir nuevos contaminantes.

Más información

  1. Radioactividad

Radiación ionizante (rayos X, rayos gama,…)

Radiación no ionizante (rayos ultravioleta (UV), radares, ondas de radio y microondas (HF), rayos laser, campos eléctricos y magnéticos continuos y alternos.

En dosis relativamente bajas de radiaciones cuando el tiempo de exposición es elevado pueden tener efectos nocivos como daños o muerte de organismos y células, la aparición de mutaciones y especialmente es conocido el cáncer.

Existen materiales de construcción radioactivos como las rocas magmáticas ricas en ácidos silíceos, los granitos, determinados esmaltes para baldosas, …

Existen zonas donde el propio suelo de debajo de casa emite un gas radioactivo llamado radón, se debe prestar atención ya que antes de edificar este gas se puede apantallar fácilmente, una vez ejecutado el edificio es mas costoso.

 

HACIA UN HÁBITAT SALUDABLE

Todos estos motivos probablemente hagan que te plantees muchos cambios, pero mi consejo es, que hagas una lista de las cosas que quieras cambiar, que te asesores bien de cuál es la mejor opción, para ir  integrando en tu vida de forma meditada y consciente, experimentando y sintiendo los cambios.

MEDIDAS ÚTILES

– Mejorar el sistema de ventilación del edificio y su mantenimiento (tasa de renovación del aire mayor de 10 l/seg/persona).

– Ventilación natural.

– Evitar problemas de humedades.

– Evitar materiales con componentes volátiles (maderas tratadas, aglomerados, pinturas químicas, ambientadores, productos de limpieza tóxicos)

– Buena limpieza de los edificios (la idea es evitar el polvo, ácaros, …).

– Regulación local de temperatura, humedad, ruido e iluminación.

– Evitar situaciones de estrés.

– Ambiente interno del edificio libre de humo.

 

Puedes empezar retirando los ambientadores químicos por ambientadores naturales, evitar al máximo los productos corrosivos para la limpieza, pintar con pinturas naturales, eliminar los elementos sintéticos como cortinas alfombras, ….)

 

¿Qué os parece que las empresas, hagan la propaganda de lo bonitos y felices que nos hacen los productos, sin advertirnos de las consecuencias que pueden tener a la larga para nuestra salud? ¿Os lo habíais parado a pensar?